lunes, 6 de septiembre de 2010

Sobre Buena Conducta Escolar

Según mis registros mucha gente entra a esta página buscando información sobre buena conducta escolar. Para no defraudarlos, dejo aquí algunas pautas de aquello que se entiende por “buena conducta” en el colegio desde un punto de vista comportamental.
Por cierto, esta concepción excede lo que se entiende comúnmente por “buen comportamiento” en el sentido de simple disciplina escolar, ya que de nada serviría tener al frente a un alumno “modelo” pero discapacitado en otro tipo de competencias lectivas. El enfoque debe ser integral. En consecuencia, si se desea lograr un rendimiento satisfactorio del alumno y el consiguiente “aprovechamiento”, las conductas a lograr en términos de altas tasas de frecuencia deberían como mínimo ser las siguientes:
ATENCIÓN: No soñar despierto ni hablar con otros, ni mirar en derredor ni levantarse del asiento.
RESPUESTA: Responder apropiadamente ante una pregunta, hacer el trabajo encargado con puntualidad y en forma completa.
ORDEN: Seguir las indicaciones, obedecer las reglas, terminar los deberes, tener los materiales organizados, esquematizar contenidos. Formación moral y cívica.
EXPLORACIÓN: Capacidad para buscar información, hacer elecciones independientes, preguntar sobre lo que no se comprende o se juzga como incompleto. Requiere repertorios de atención, respuesta y orden previamente formados.
APROBACIÓN SOCIAL: Depender relativamente de la atención y el elogio ajenos.
DOMINIO: Capacidad para utilizar las aptitudes intelectuales (abstracción, comprensión, vocabulario).
REALIZACIÓN: Aplicar el dominio en habilidades y destrezas específicas, solucionar problemas.
En la interacción directa de manejo de clase, estas competencias no deben lograrse utilizando control aversivo generalizado (castigos, sarcasmos, amenazas), sino refuerzo positivo (recompensas sociales, tangibles, cambiables, consumibles, y actividades agradables). Igualmente es importante el modelamiento a través del ejemplo.
Todo esto debe ser planificado a través de programas que incluyan objetivos y análisis de tareas diseñados para ejercitar las diversas aptitudes y capacidades. Asimismo, es necesaria una estrecha coordinación con los padres, siendo apropiado llevar a cabo un entrenamiento en escuela de padres para complementar dentro del hogar lo que se hace en el plantel. 

NOTA COMPLEMENTARIA

Existe una ingenua creencia, muy difundida entre los educadores influídos por el constructivismo, de que sólo la "educación tradicional" (supuestamente "conductista") apela a "recompensas" y "castigos" para llevar a cabo los procesos motivadores del aprendizaje. Esto contribuye a la simplificación y consiguiente desinformación acerca del modelo, así como a la mitificación de enfoques educativos alternos. Lo cierto es que TODOS los maestros, de CUALQUIER orientación pedagógica, utilizan los principios de aprendizaje (refuerzo, extinción, punición, contracondicionamiento, práctica reforzada, modelamiento, planificación contingencial, etc.) para hacer su trabajo. No pueden prescindir de eso. Cómo lo llamen, hagan u organicen ya es otra cosa. Afirmar que los del supuesto "nuevo paradigma" promueven "estilos abiertos", "metacognición" y utilizan "guía constructiva" para que los estudiantes aprendan "por sí sólos", enmascara lingüísticamente que las acciones de que se valen los educadores para promover eso en el aula de clase, son tan objetivas y ceñidas al uso de principios del comportamiento como la aplicación abierta de procedimientos operantes o respondientes.

Mentalismo Cerebral