lunes, 8 de septiembre de 2008

INTRODUCCIÓN A BUENA CONDUCTA

Por qué información actualizada sobre Psicología del Comportamiento?
Existe gran confusión sobre el devenir actual de la Psicología del Comportamiento. Esta es variopinta, pues comprende diversos enfoques que comparten (a veces de manera parcial) ciertos postulados metodológicos y aplicativos, mientras que difieren fundamentalmente en aspectos teóricos y filosóficos. Dentro del abanico se pueden contar el conductismo operante, el conductismo psicológico, el contextualismo, el interconductismo, el conductismo cognitivo, los conductismos teleológico, biofactorial, informacional, ontológico, y otros.

Simpatizantes y enemigos de la psicología conductista tienen, al respecto, puntos de vista sesgados por sus simpatías y antipatías. Los primeros suelen identificarse sólo con una o a lo sumo dos variantes conductuales de las muchas que hay, ignorando o menospreciando los aportes de las otras. Los segundos suelen desconocer casi totalmente los supuestos teóricos del análisis conductual en cualquiera de sus variantes y menos todavía su desarrollo contemporáneo, pese a lo cual se refieren a él de manera continúa en forma crítica y peyorativa (construyendo un "muñeco virtual" para atacarlo mejor). Eso se puede ver a nivel de internet, y también a través de expeditos comentarios tipo cliché dados "al paso" en clase por muchos docentes universitarios de psicología y educación sobre la "obsolescencia del conductismo", o peor aún, la evidente estupidez de sus proponentes al comenter errores tan notorios como los de "negar la existencia de la mente", o dejar fuera del ámbito de estudio psicológico los llamados procesos superiores.
Está claro que ambos sesgos perjudican no sólo la buena marcha de una ciencia del comportamiento, sino también el derecho de los estudiantes de psicologìa, de educación y de la comunidad en general, a ser informados con veracidad y a acceder a la posibilidad de desempeños eficientes en sus respectivos campos de acción.
Los universos teóricos de la psicología son tan amplios que a veces ni se tocan. La bibliografía es inmensa y cada autor aborda el tema, problema o teoría de su interés de acuerdo con una perspectiva de cenáculo, citando referencias y argumentos de círculos profesionales que no aparecen en otras bibliografías, o dando escaso interés y credibilidad a las citadas si no comparten su "paradigma". Si en algo coinciden todos estos grupos es en su común afán separatista.
Ciertamente, es imposible evitar centrarse en ciertos problemas y utilizar jergas técnicas en consonancia con lo que cada cual cree o conoce, pero lo que sí se puede es mantener una actitud de respeto hacia puntos de vista alternativos, lo que implica en primer lugar revisar sus principales fuentes de primera mano y estar al tanto de lo que realmente proponen. Esa es también una de las tareas del profesional riguroso. El ejemplo de lo que sucede cuando no se cumple lo tenemos a la vista en la ignorancia frente a enfoques ajenos, y en la ingenua credibilidad que a raíz de ésto le da algún sector de la comunidad psicológica a ciertos "manuales" generales de introducción o historia de la psicología o de algunas de sus áreas (personalidad, aprendizaje, desarrollo, lenguaje, inteligencia, filosofía de la ciencia, etc.), donde supuestamente se exponen de manera neutral los mejores argumentos de cada teoría, siendo que, en realidad, lo que exponen es solamente el punto de vista o el prejuicio del escritor del libro, que juzga "desde afuera" lo que le parece que es rescatable o no de cada paradigma sin conocerlo a fondo, induciendo a confusión y sirviendo de mal ejemplo para la estructuración de cursos universitarios sobre esa base.
Lo descrito forma parte de una "mala conducta". Por eso el nombre de este Blog se presenta con el título que figura más arriba, ya que procura ser el anverso de ese tipo de prácticas divulgativas. Por eso la "buena conducta" es, desde este punto de vista, buscar una ciencia conductual integrada entre sí, integradora de principios y enfoques novedosos que no sean incompatibles con su lógica fundamental, e integrable útilmente a los desarrollos diversos de la psicología en su conjunto.

10 comentarios:

Roberto Bueno dijo...

Estimado William:
Parece que soy el primnero en publicar un comentario en tu blog, circunstancia que aprovecho para adelantarme a felicitarte por esta iniciativa.
Como siempre, es un placer leer tus artículos. Y un desafío, en un medio como el nuestro en el que no abunda una producción original en psicologia ni una convicción de que én ciencia sólo se ve lo que está escrito.
Un abrazo.
Roberto Bueno.

William Montgomery Urday dijo...

Hola Roberto, mil gracias por tu mensaje y muy complacido por recibirlo de uno de los profesionales de la psicología peruana que más valoro y aprecio.

William

Victor Hugo Maguiña dijo...

Estimado William Montgomery:
Recibe un gran saludo y las sinceras felicitaciones por el blog. Estoy convencido que ésta iniciativa, al igual que muchos de tus innumerables aportes al análisis de la conducta en nuestro medio, se constituirá en una valiosa fuente de consulta y en promotora del intercambio de ideas, del análisis crítico y la reflexión sobre los fundamentos de nuestra práctica.
Personalmente, me entusiasma poder encontrar en tu blog -y poder participar de- cuestiones relacionadas con el pensamiento wittgensteniano (aprovecho para saludar tu reciente acercamiento al debate sobre la relación entre filosofía analítica y la ciencia de la conducta en el Perú), el interconductismo, la teoría de la conducta y sus extensiones.
Con el aprecio y reconocimiento de siempre.
Victor Hugo Maguiña M.

William Montgomery Urday dijo...

Gracias Víctor Hugo, por cierto hay una línea de Víctor Hugo (el francés) en su libro de versos "Los Castigos" que reza como dice: "Y si sólo queda uno... yo seré ese". Quizá se pueda aplicar esa consigna a cada uno de los que estamos en este trajín pro análisis conductual en el Perú, teniendo en cuenta el ambiente poco propicio que nos rodea ¿No?

Rolando Navas dijo...

En primera instancia agradezco por haberme hecho participe de la existencia de este blog, el cual poco a poco ire escudriñando, segundo felicitarlo pues como bien expresan los comentarios antelados al mio, son pocos los de iniciativas tan correctas como la de usted.

William Montgomery Urday dijo...

Gracias también Rolando. Aprovecho la oportunidad que me das para aclarar que lo de "buena conducta" lo entiendo como algo adaptativo, es decir, que genere contradicciones dialécticas y superaciones. Lejos de mí la intención de proponer ideas correctas en el sentido de guardar una ortodoxia en el seguimiento de reglas. En ese sentido soy altamente incorrecto.

Rolando Navas dijo...

Gracias por la aclaración. Sin hacer mucho incapie en su acalaración yo alucia a su iniciativa mas no al contendio de esta, obviamente los tiempos de los dogmas psicológicos están quedando muy atrás.

William Montgomery Urday dijo...

Sí amigo, y hay que poner el dedo en la llaga del principal dogma: la enseñanza de la psicología en general no existe. Lo que hay son corrientes alternativas de pensamiento, cada cual con su respectivo caudal de teorías, metodologías y tecnologías competidoras. Eso debe respetarse, pero de ello no se deduce que no se puedan comparar paradigmas e incluso intercambiar ideas teóricas y prácticas entre ellos, para integrarlas en marcos interpretativos divergentes.
Estoy a favor de una enseñanza colegiada de cursos que en la Universidad se suelen llamar "generales", donde por lo menos las últimos 3 semanas se dediquen a subrayar las mutuas concordancias entre las perspectivas, por encima de su distinta jerga técnica.
Eso sería mejor que lo que se hace ahora. O sea poner a un docente con determinada orientación a dictar lo que desde su exclusivo y, según él "actualizado" punto de vista, se dice y se hace en un campo básico de la psicología o la psicoterapia (en el sentido explicitado en el post), sesgando el aprendizaje de sus alumnos.
De ahí es que viene la multiplicación de malos entendidos sobre ideas ajenas que se exponen mal, especialmente con respecto al caso concreto del conductismo.

Rolando Navas dijo...

Concuerdo con usted, sin embargo el camino se torna dificil por las políticas educativas que cada Universidad crea, ¿cómo podríamos levantarnos contra las normas que se nos implantan?

William Montgomery Urday dijo...

Lo principal es difundir la opción alternativa hasta que sea conocida. En mi Facultad he tratado de impulsar esto y creo haber conseguido algo. En el semestre que viene parece que allí ya se van a considerar algunos cursos de enseñanza colegiada, aunque el problema es que al presente no hay suficientes "cuadros" docentes de orientación conductual como para asumir las cargas lectivas corresponsientes. En fin, en el camino iremos viendo qué dificultades surgen.

Mentalismo Cerebral