sábado, 25 de agosto de 2012

El Análisis de la Conducta Como Herramienta Humanista


En el capítulo 29 de "Principios Elementales del Comportamiento" (Malott, Malott y Major, 2003, pp. 461-462) se dice:

"Debemos aplicar el análisis de la conducta por dos motivos: para salvar el mundo y para entenderlo... El bienestar del universo también debería ser la meta del análisis de la conducta, como lo es para cualquier profesión. Por eso hemos de concentrarnos en diseñar sistemas que hagan a las personas felices, sanas y productivas, que maximicen el potencial humano para contribuir al bienestar del universo. 
Somos profesionales del cambio de conducta; analizamos y resolvemos problemas que afectan al individuo, al grupo, a la comunidad, al ecosistema y a las generaciones futuras. Es preciso entender la conducta y lo que la mantiene. Es preciso modificar las conductas que dañan al universo. Es preciso conservar las que lo favorecen. Es preciso servirnos de nuestra profesión para crear un mundo mejor.
¿Le gustaría esforzarse para mejorar la calidad de vida, la salud física y la salud psicológica? ¿Le gustaría alargar la vida de la gente ayudando a que lleven dietas sanas y sigan programas de ejercicios? ¿Le gustaría reducir los pequeños problemas que surgen entre las personas, como entre madres e hijas, hermanos y hermanas, cónyuges, patrón y trabajadores, gobierno y ciudadanos, colegas y amigos?... ¿Le gustaría contribuir a crear un ambiente más sano eliminando la contaminación del aire y el agua? ¿Le gustaría reducir los conflictos entre países? ¿Le gustaría reducir la inanición, la enfermedad y las guerras (tento las nucleares como las convencionales)? Los analistas de la conducta han diseñado y probado técnicas eficientes de la modificación conductual... En conclusión, una manera de crear un mundo mejor consiste en utilizar el análisis de la conducta como una herramienta de construcción" (*). 

Esta enunciación de principios constituye una buena divisa, y merece su amplia difusión.

(*) Malott, R.W.; Malott, M.E. y Major, E.A. (2003). Principios Elementales del Comportamiento (4ta. ed.). México: Pearson Educación.

No hay comentarios: