martes, 14 de febrero de 2012

PARA SER UN “BUEN ANTICONDUCTISTA”

Ser un “buen anticonductista” parece todo un arte. Pero no nos engañemos, es lo más fácil. Sólo se requiere cierto grado de antipatía visceral por todo lo que huela a supuesta “ciencia dura” en psicología, atracción por lo especulativo y lo misterioso, poco interés por el estudio analítico y, eso sí, mucho descaro para criticar lo que no se conoce. 
Además se requiere (y esto sí es de asombrar), una persistencia realmente heróica para dedicar gran parte del tiempo vital a reescribir las tesis conductuales de acuerdo con los propios prejuicios, y darse el trabajo de divulgar esa personal reinterpretación en todos los foros posibles: clases, charlas, libros, panfletos, artículos, internet, etc. En este último medio, por ejemplo, se pueden encontrar decenas de páginas escritas abierta o disimuladamente en contra del "conductismo" por personas que repiten ciegamente unos cuantos dogmas de uso común, y que por alguna razón en vez de escribir sobre aquello que saben o es de su competencia, dedican su valioso tiempo a ocuparse de este tema en forma negativa, divulgando inexactitudes.
He aquí enlistadas una serie de actividades usuales de los anticonductistas para llevar a cabo cumplidamente lo que ellos mismos ven como su gran misión en la psicología. Sus acciones podrían constituir, si queremos, un sedicente decálogo de “cómo ser un buen anticonductista”. Al igual que las formas de divugacion que se utilicen, ellas no son acumulativas, pueden ser ejercidas con independencia una de otra, de acuerdo con las conveniencias del anti de turno.
  1. No revises fuentes conductistas originales para no descontaminar tu visión y misión anticonductuales, Guíate por clichés y lo que critican otros anticonductistas, mientras más virulentos mejor.
  2. Haz lo posible por simplificar, sacar fuera de contexto o tergiversar lo que dicen los conductistas para que puedas construir una piñata a la que puedas aporrear a tu sabor. Total, muy pocos van a verificar si distorsionaste o no.
  3. Cuando te refieras al conductismo adopta siempre un tono despectivo y mordaz. Así le sugieres a la gente que estaría loca si toma esa propuesta con seriedad.
  4. Autopreséntate como un experto en el tema, para hacer creer que tú sabes más del conductismo que los propios conductistas.
  5. Dí que la ciencia actual es muy diferente a la que "construyeron los positivistas”. Así le quitas sustento epistemológico a la ciencia de la conducta.
  6. Repite hasta el hastío que el conductismo pertenece a un pasado ya superado por nuevos paradigmas científicos, como el cognitivismo o la neurociencia. Así lograrás restarle actualidad a su imagen.
  7. Da a entender que la ciencia de la conducta no sirve para tratar temas humanos, porque todo su interés está centrado en la conducta animal. Así provocas el desprecio hacia semejante “tontería”.
  8. Remarca que los conductistas no se preocupan por explicar los procesos cognitivos, internos, psíquicos, cerebrales, etc.; para sacarlos de circulación y dar paso a otras explicaciones paradigmáticas alternativas.
  9. Tiende cortinas de humo cuando algún conductista se te ponga al frente y desmienta tus argumentos, de modo que la gente se distraiga y no le preste atención.
  10. Presenta al conductismo como un producto ideológico imperialista diseñado para someter al hombre convirtiéndolo en un robot. De esa manera refuerzas tus argumentos manipulando sentimientos humanistas y revanchismo político.

Este post es complementario de otro anterior, al que puede accederse pulsando AQUÍ.

7 comentarios:

jab407 dijo...

Todo se resume en que mucha gente habla del conductismo, pero muy poca gente ha leído a algún autor conductista.

"Lean y juzguen por si mismos" es el mejor consejo que una profesora de psicología me pudo dar.

Saludos desde España y gracias por escribir tanto y de tanta calidad.

William Montgomery Urday dijo...

Muchas gracias por el concepto. Efectivamente, lo más acertado para juzgar la orientación primordial que se ha se tomar en la carrera es darse el trabajo de investigar personalmente sobre las fuentes disponibles, y tomar decisión. Sea cual fuere, no tiene desperdicio porque el dominio de la teoría es fundamental para un buen trabajo práctico en cualquier corriente (o combinación de ellas, si uno quiere ser ecléctico).

Jorge Luis Chapi Mori dijo...

Estimado Profesor fui estudiante de una cátedra suya en Análisis Conductual Aplicado, allá por el año 2006, en la UNMSM; y pude conocer el "apasionamiento", si cabe el término, así como su real interés en mostrar y demostrar el verdadero rol del conductismo en la psicología. Y es cierto, a veces se juzga sin conocer el terreno donde quizás estemos solo furtivamente. Considero que, principalmente, la especulación y la negligencia de la no contrastación de los hechos, han hecho y hacen mucho daño a una verdadera psicología científica. El conductismo, en su desarrollo ha logrado seguir el ánimo del paradigma científico, aunque lastimosamente se siga escuchando alrededor nuestro,el mismo refunfuñeo y desdén de que es anticuado, obsoleto,positivista y reduccionista. Compartiendo con usted, tomar una decisión y opinión de otros, no solo parte de la experiencia "excelsa" en el terreno que uno conoce, sino en el real interés de considerar todas las "aristas" posibles, y más aún si abogamos por una verdadera ciencia, pues informarse e investigar. Muchos éxitos. Saludos.
Atte,

Jorge Chapi

William Montgomery Urday dijo...

Hola estimado Jorge. A la luz de tantas tergiversaciones de que es objeto el análisis conductual podría decir, como en el poema de Chocano: "Cuantos me han calumniado
y me han escarnecido
dieron tal magnitud a mi pecado,
que me duele el no haberlo cometido..."
Pero, siguiendo la misma fuente,se encuentra la salida: "Nada importa vencer ni ser vencido:
lo que importa es ser grande en la batalla".
Por eso sigo en esto. Saludos.

Anónimo dijo...

Debo aceptar que a veces me apena no dedicarme a temas académicos como en la época universitaria... Sobre el post, creo que hay tipos de anticonductistas (y el que reune todas las condiciones citadas sería el peor, ¿o mejor?) pero, realmente hay de varios tipos, por ejemplo, hay quien cita y lee a Ribes, pero en lugar de criticar a Ribes desde la búsqueda de un entendimiento de lo que Ribes realmente quiso decir (lo que para muchos sería implicarse en una lógica nueva y compleja); diera la impresión que trata de amoldar lo que dijo Ribes a sus propias ideas previas... como la terminología no se condice con dichas ideas y la lógica interna del sistema de Ribes es diferente (y, me permito decir, incomprensible para dicho perfil de anticonductista), evidentemente termina concluyendo que dicho planteamiento es limitado porque no considera "los procesos cognitivos"... Plop! En fin, el comentario va a que leer las fuentes originales tampoco cura a alguien de llegar a ser un "buen anticonductista."
Ya tuve la mala experiencia de querer aclarar puntos con alguien así. Sólo gané disgustos y que se me maltratara (curiosamente, cuando encontramos un punto en el que no supo darme respuesta y había respuesta desde el conductismo de Ribes.)
Ya quedé curado.
LUIS

William Montgomery Urday dijo...

Tienes mucha razón amigo Luis, hay diversos tipos, por eso puse en el post respecto a dichas estrategias: "Al igual que las formas de divugacion que se utilicen, ellas no son acumulativas, pueden ser ejercidas con independencia una de otra..". Ciertamente, tampoco "leer" las fuentes originales garantiza nada, por eso el verbo que utilizo es "revisar", o sea leer analizando y examinando el texto que se tiene entre manos. Obviamente el anticonductista no hace eso, porque va justo contra la naturaleza emotiva (respondiente) de su "anti", y no puede sufrir una cosa así; sustituyendo la trabajosa tarea de revisar por tomar frases al azar y, volteando su sentido, convertirlas en "armas" para contra-atacar lo que el vé como algo peligroso para la psicología.

Pez Gato Invertido dijo...

Muy cierto. Tengo muchos profesores así en mi Universidad, y es una verdadera lástima que personas de ese tipo sean tan irresponsables a la hora de dar opiniones en sus cátedras.

Exelente Post, me sacó varias risas.

Saludos

Mentalismo Cerebral